domingo, 30 de agosto de 2015

Islandia, tierra de hielo y fuego

Hola amig@s!!!!

La vacaciones ya han terminado, por lo menos para mí, y comienza un "nuevo curso".

En estas vacaciones de verano hemos viajado a Islandia, un sueño que teníamos y hemos podido hacer realidad.

Ya son bastantes seguidores del blog los que me preguntaban que cuando iba a empezar a subir alguna fotografía del viaje, y que querían empezar a conocer de manos de alguien cercano esos lugares tan preciosos que se encuentran en ese país.

Bueno, pues ya ha llegado ese momento, espero que os guste la forma en la que he inmortalizado cada momento, cada lugar, e igualmente juzguéis los fallos que haya cometido fotográficamente hablando.

# Día 1, Llegada y Circulo Dorado 

Llegamos a Islandia por la noche, y tras pasar la primera noche en un hostel cerca del aeropuerto, nos dirigimos a la oficina de alquiler de vehículos donde nos entregaban el nuestro.
Comentaros que el viaje empezaba con buen pie, ya que nos entregaron un vehículo de características muy superiores a las que habíamos reservado, así que el viaje iba a a dar un cambio de planes pero a nuestro favor.



Una vez que arrancamos pusimos rumbo al llamado Circulo Dorado, una ruta turística de unos 300 kilómetros de recorrido con tres paradas principales  Þingvellir, Gullfoss y el valle de Haukadalur.



Llegamos a nuestra primera parada, Þingvellir, es uno de los lugares históricos más importantes de Islandia, un valle donde en el año 930 se fundó una de las primeras instituciones parlamentarias. Aquí pudimos observar una de las fallas más grandes que atraviesan la región, Almannagjá.



































Segunda parada, el valle de Haukaladur famoso por sus géisers, aquí se encuentra uno llamado Geysir, que dio nombre a todos los géisers del planeta, hoy en día dormido, pero el más importante y conocido es Stokkur cuya columna de agua puede alcanzar los 20 metros de altura.


































Y la última parada del día, la catarata de  Gullfoss con dos saltos de 11 y de 21 metros que se encuentran en una grieta de 32 metros de profundidad, y que mide unos 20 metros de ancho y 2,5 kilómetros de largo.









Hicimos la primera noche al lado de la catarata, junto a otras autocaravanas que también decidieron pernoctar allí, y las vistas que teníamos eran preciosas.



















# Día 2,  Kerið y marcha dirección a Dyrhólaey

Nuestro primer destino en este segundo día por la isla fue un lago de cráter volcánico llamado Kerið, uno de los múltiples lagos cráter del área, pero es el que tiene la caldera más intacta. Su antigüedad es de alrededor de 3000 años y esta compuesto por roca volcánica roja. Sus dimensiones, 55m de profundidad, 170m de ancho y 270m de largo.



















Siguiendo nuestra ruta dirección al municipio de Vik , nos vamos a encontrar con dos cascadas, la primera que visitamos,  Seljalandsfoss con cerca de 60 metros de caída, y una de las pocas cascadas que puedes ver "por detrás"


























Cuando continuamos nuestra marcha paramos un momento para poder fotografiar el Eyjafjallajökull, el volcán que entró en erupción el 14 de abril de 2010, y las vistas que había por alrededor.

















La segunda cascada la pasamos de largo porque era nuestra intención hacer noche en ella, así que seguimos hasta la pequeña península de Dyrhólaey, de origen volcánico, que no se encuentra lejos de la aldea Vík.
 
Una formación rocosa, de unos ciento y pico metros de longitud, con un arco en su parte inferior creado de forma natural por la erosión marina.


































Las vistas desde aquí son impresionantes, pero hay que tener muchísimo cuidado porque las rachas de viento son muy fuertes, sobre todo si pretendes asomarte al acantilado para poder fotografiar a unos los inquilinos más famosos de la isla, los frailecillos.



Justo al lado de esta península se encuentra la playa de Kirkjufjara, de arena negra, y con unos acantilados impresionantes repletos de aves marinas y con grandes cavidades  producidas por el gran oleaje.

















Aquí vimos, por primera vez en el viaje, otro de los inquilinos de la isla, una foca....



Volvimos para atrás unos kilómetros en nuestro camino y llegamos a la cascada de Skógafoss una de las cascadas más grande del país con una anchura de 25 metros y una caída de 60 metros.

La visitamos al día siguiente por la mañana porque ya era un poco tarde, pero como nuestra intención era haberla visitado ese día, pongo ya las fotos del recorrido que hicimos a su alrededor.















Ya hemos llegado al fin de esta entrada, que es larga pero creo que bastante entretenida.

Espero que estéis disfrutando del paseo fotográfico, con el que poco a poco iremos recorriendo Islandia.

NOS VEMOS!!!!

2 comentarios:

Recuerda pinchar en "anonimo" en el desplegable de abajo (comentar como), si no estas registrado en ningun servidor.